jueves, 2 de julio de 2009

Mi historia.

No sé cómo empezar.
Mi vida en sí, está bien.
Mis amigos, mi familia. Los problemas y las discuciones de cualquier convivencia, nada raro.
El problema soy yo. Más bien mi cuerpo.
No soy obesa, pero tampoco soy lo que quiero ser. Es por eso que estoy acá.
Cuando era más chica, tenía un cuerpo bárbaro, casi perfecto. Era muy delgada.
Según me contaba mi mamá, comía muy poco y hasta a veces no comía, pero no era consciente de lo que estaba haciendo.
A medida que pasaron los años, empezé a comer más.
Desde servirme dos o tres platos en la comida a vivir comprándome alfajores, chocolates, papas fritas y demás cosas.
No me iba dando cuenta que cada vez tenía más panza y más piernas. (Sí, siempre que como es lo que más se me nota que aumenta).
Un día, mirando un fotolog, vi que una chica hizo un comentario sobre el libro Abzurdah.
Como toda curiosa que soy, investigué y leí la sinopsis del libro.
Me gustó el tema, y le dije a mi mamá que lo comprara. Lo leí todo.
Fue ahí que empezé a darme cuenta de que estaba más gorda. Busqué fotos de hacía uno o dos años, y en efecto, había aumentado de peso.
Compararme con esas fotos fue lo más horrible de todo.
Ver que se me salían los rollos por el pantalón en el espejo, me espantó.
Empezé cada vez a comer menos, hasta dejar de comer definitivamente.
Mi mamá se daba cuenta, por supuesto, y yo también me daba cuenta que ella sufría mucho.
Volví a comer. Pero esta vez, mientras todos seguían en la mesa, yo levantaba mi plato e iba a vomitarlo todo.
No aguantaba tener toda esa comida en el estómago (y sigo sin aguantarla).
Cada vez estaba más delgada. ¡Qué feliz estaba!
Pero como siempre que estoy feliz, algo lo arruina: mi novio me dejó.
Me destrozó totalmente y me sigue destrozando, ya que no lo puedo olvidar.
Empezé a cortarme y a desahogar las penas en tarros de helado.
Así es, comía muchísimo helado, chocolates, alfajores y papas fritas. ¡Otra vez lo mismo!
De nuevo empezé a subir de peso.
Y me di cuenta de que no podía seguir así y sola me cuesta bastante evitar comer todo eso.
· Esas son algunas de las razones por las que hize este blog: para encontrar fuerzas y alguien con quien contar cuando necesite desahogarme.
Sé bien lo que es estar sola, y aunque a veces, no tenga ganas de ver a nadie, hoy las necesito y más que nunca.
Sola no voy a poder, y no quiero ser una gorda, solitaria y hasta quedarme sin amigos por culpa de eso.
Espero contar con ustedes princesas .
Ando un poco corta de tiempo y medio mareada.
Mucha suerte y fuerza a todas :).

2 comentarios:

  1. bueno primero qe nada qe bueno qe seas argentina como yo.. hasta ahora no he encontrado muchas chicas de aca jaja
    la verdad esa qe contas es lo qe por dentro sentimos todas y contarlo ayuda mucho..
    gracias x haber pasado y te pongo a seguir
    :) qe estes bien, besos

    ResponderEliminar
  2. hola princesa!!!
    sabes... cuentas conmigo para lo k necesites!
    animo, y mucha suerte... te sigo.
    un besote, bye!!!

    ResponderEliminar